¿Está tu equipo preparado y motivado para las Navidades?

banner-880316_1920

Se acerca la campaña de Navidad, una época que, todos los que tenéis un negocio, sabéis que es tan importante para las ventas, como estresante. Pero tranquilos, las Tendenciosas y el Sombrero Misterioso somos tus aliadas (tuyas y de tus clientes) y a lo largo de varios post te iremos ofreciendo una serie de pinceladas para que todo vaya sobre ruedas.

La primera pregunta sería ¿Qué vamos a ofrecer diferente este año? Los consumidores acaban agotados con tantas compras navideñas, así que nuestra misión es ayudarles en el proceso. No estamos solo para vender un producto, sino para facilitarles la vida generando experiencias agradables.  No vayas a lo de siempre, ni a lo que hacen los demás… ¡sorprende!

Para ello es imprescindible preparar a nuestro equipo. ¿Tienen toda la información sobre el género? ¿conocen con detalle todas las ofertas y promociones? ¿cuándo es la hora de contratar nuevo personal? ¡vamos! si empiezas ahora el tiempo será una baza a tu favor:

Más vale prevenir que lamentar. ¡ANTICÍPATE! 

Prevé todos los problemas u obstáculos que puedan surgir durante la campaña. Enuméralos y haz una lista de soluciones estratégicas que supongan una salida rápida y exitosa del apuro. Este es el momento, por ejemplo, de contratar personal de refuerzo. Al hacerlo con tiempo, puedes asegurarte de que conozcan el producto y la esencia de la firma, para luego saber transmitírselo a los clientes.

 Para conquistar a tus clientes, primero debes cuidar a tus empleados. ¿ESTÁS SEGURO DE QUE ERES UN BUEN LíDER?

shopping-565360_1920

A muchas personas les da pereza meterse de lleno en las compras navideñas, con tiendas abarrotadas de gente y deambulando de un lado para otro. Por lo que si encima les atiende una persona que está con la cara larga debido a la sobrecarga de trabajo  y que encima no les sabe dar la información que necesitan, la experiencia de compra que se está dando al cliente será tan mala que posiblemente no vuelva a pisar nuestro establecimiento. Recuerda, todo es contagioso, y está comprobado que las experiencias negativas son recordadas por el cliente ¡durante años!

Y es que está claro que son días de mucho esfuerzo, horas extras, agotamiento…  y si al cansancio le sumamos la falta de información o de motivación, nuestros empleados serán puros entes sin vida transmitiendo esta misma sensación a los clientes.

¿Qué debe hacer un buen líder de grupo? INFORMAR y MOTIVAR con refuerzos positivos.

Todo tu equipo (incluyendo los empleados de fines de semana…) debe conocer cada detalle de la campaña, promociones, productos… mediante un proceso de comunicación constante y bidireccional. Tan importante es comunicar, como saber escuchar a las personas que están en contacto directo con los clientes, y conocen sus necesidades de primera mano.

Haz que se impliquen en la campaña, incitando su integración y agradeciendo sus aportaciones. Ellos te pueden ofrecer muchas ideas para el plan preventivo del que hablábamos antes. Pero recuerda: el responsable de canalizar y dar forma a todas esas ideas eres . Debes saber delegar pero también responsabilizarte de tus propios cometidos como jefe/a de equipo.

¿Cuántas empresas conocemos que se han ido al garete por la falta de un líder con capacidad para tomar decisiones? El hecho de dejar que un empleado asuma ciertas responsabilidades que no le corresponden no dará más que problemas.

Con cierta frecuencia nos encontramos con responsables de grupo que no asumen sus errores, pero siempre hay que tener en cuenta que, si todo un equipo falla, es más que probable que el quid del asunto se encuentre en una escala más arriba.

Otro error que se suele cometer es la falta de comunicación honesta con los empleados. Si hay algo que te disgusta en la forma de trabajar de alguno de tus subalternos, siempre será mejor hablarlo con él en privado, que comentarlo con otros miembros del grupo y que llegue al interesado por otros medios. Parece sencillo, ¿verdad? pues esto sucede muy a menudo, creando frustraciones en los trabajadores y tiñendo el ambiente de malas vibraciones que, sin duda, serán transmitidas a los clientes y terminará por forjar una pésima imagen de nuestro negocio.

Los trapos sucios se lavan en casa

A veces estas situaciones alcanzan tristemente su máximo nivel, de forma que incluso el cliente se entera (claro está, sin quererlo) de lo mal que a la encargada de la mañana le cae su homónima del turno de tarde o lo mal que ésta hace las cosas.  Esto es tan habitual que nuestro sombrero misterioso ha decidido que la próxima temporada llevará orejeras, para evitar que las conversaciones de los empleados poniendo “a caldo” a otro de sus compañeros le hagan olvidarse de que había entrado en la tienda para comprar…

Y finalmente, conoce y aprende a sacar partido de las habilidades de cada empleado. Un buen líder sabe canalizar los puntos fuertes de cada uno, encomendándole tareas acordes con su perfil. Esto dotará a todo el grupo de una mayor agilidad, y propiciará un entorno de trabajo mucho más agradable, que será percibido por el cliente.

No lo olvides, el estrés y los agobios de última hora se contagian; la sonrisa, también 😉

¡En el próximo post, no os perdáis los tips del Sombrero Misterioro para ofrecer una experiencia de compra diferente en estas Navidades!

Anuncios

4 comentarios

  1. La navidad es un momento complicado para los empelados de las tiendas. Tras la vuelta de las vacaciones de verano, vienen las rebajas; después la novedad; y en tras un fugaz halloween, nos estampa la campaña navideña con sus objetivos, los pedidos masivos, las prisas, los atascos en las colas… y el fun fun fun todo el día en la cabeza. Esto puede que nos ponga irascibles y acabemos llevando mal trabajar en comercio en navidad.

    Gracias por los consejos que aquí se escriben. ¡Quiero más! Ojalá este blog llegue a la gente adecuada. Qué bueno que el jefe piense en mi, no sólo como un intermediario entre el dinero de MI CLIENTE y su facturación, si no que vea en mi a alguien que tiene la opción de aprender, crecer y jugar al mundo del comercio a su lado. El jefe puede ser aliado o enemigo.

    Propongo un juego para esta campaña: ¿qué tal volver a los valores de la infancia que nos “vendían” con la navidad? Trabajar puede ser un “juego”. Tal vez de esta manera, podemos conectar con una cara más amable del “sector servicios” y de nosotros como dependientes y que el cliente vincule dichos valores a nuestro producto (mejor que nos relacionen con esto en vez de con una frase también muy típica en navidad: “El dependiente era tan desagradable y pesado que me fui de la tienda”). De esta manera “fidelizamos” para que “el buscador de regalos” nos asocie no sólo a esta época del año sino también a San Valentin, cumpleaños, días señalados…Tal vez suene ñoño pero igual “humanizar” mi tienda, mi personal, mis prendas, mi producto, ect. puede hacer que el cliente al entrar se sienta como en casa. ¿Y qué mejor que estar en casa durante una tarde de lluvia y frío de invierno?

    Gracias por vuestras ideas, me está encantando cómo enfocáis el comercio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s