Del Broadway Madrileño al Low Cost de Primark

primark

A 20 días de haberse inaugurado la mayor tienda de Primark en España, parece que la cosa empieza a calmarse poco a poco. No obstante, ahí quedará para siempre ese revuelo ocasionado por duplicado: por un lado el protagonizado por el increíble número de personas que hicieron cola durante más de una hora para entrar a la tienda; y por otro, el provocado por otro tanto número de comentarios en las redes socialesen los diarios digitales de los que no alcanzaban a comprender el motivo de la actuación de los primeros, al tratarse, según muchos de ellos, de unos productos que ya quisieran tener la calidad de los que venden en el  mercadillo de su barrio.

Varios metros de hileras de clientes ansiosos por acceder a la nueva y más grande tienda que la firma irlandesa posee en nuestro país que, quizás, podría entenderse si el motivo de tal inquietud fuera ver el majestuoso interior de un edificio histórico como el que ocupa en el número 32 de la Gran Vía madrileña. Los orígenes del mismo se remontan a 1924, año en el que se inauguró para acoger en su seno a los primeros grandes almacenes de la capital, los Almacenes Madrid-París.

Almacenes_Madrid_Paris
Fuente: http://www.secretosdemadrid.es/hubo-vida-antes-de-primark/

Si bien desde un principio el edificio ya estaba destinado a un uso comercial, lo cierto es que algunos internautas se lamentaban de que el apodado como “el Broadway Madrileño” por su gran concentración de musicales y cines, ahora salga en las noticias por estar abarrotado de gente con bolsas de una firma que, según ellos, no les hace ningún favor al sector de la moda.

En 2014 todo el mundo se alarmó tras salir a la luz las etiquetas de tres prendas diferentes de Primark, en las que supuestamente trabajadores de las fábricas proveedoras pusieron mensajes denunciando la explotación laboral que sufrían. Al margen de que esas etiquetas fueran verdaderas o falsas, han sido numerosas las opiniones en los medios online asegurando que los precios tan bajos de la multinacional son posibles gracias al deficiente salario de los trabajadores en esos países donde se encuentran sus proveedores.

Está claro que las condiciones de trabajo que se dan en un país dependen de la legislación vigente en el mismo, pero como empresa perteneciente al primer mundo, deberían asegurarse de no estar apoyando la continuidad de tal situación.

etiquetasprimark

El caso es que todo este alboroto surgido en torno a la inauguración, puede que siga incitando a lo que venimos viendo desde hace un tiempo: la caída de la calidad de los tejidos y de la confección en general en otras tantas firmas de moda. De manera que hoy una prenda te dura dos lavados… ¡con suerte!

¿Hasta qué punto merece la pena tener en el armario cientos de estas prendas, en vez de tener pocas pero de calidad y que nos duran más tiempo? Todos tenemos las típicas camisetas básicas que llevas bajo el jersey en invierno o que te llevas al gimnasio. Pero,¿qué pasa con los zapatos? el calzado es una prenda básica en la que más nos vale invertir si queremos evitar los problemas de espalda o los dichosos juanetes, por no hablar del olor de pies! Al menos tenemos que tener un buen calzado de uso diario que no nos deje tirados en el momento más inoportuno. ¿A cuántos de nosotros nos ha pasado que nos hemos comprado unas sandalias baratitas (“porque por este precio da igual que solo me valgan para esta temporada”) y cuál ha sido nuestra sorpresa que no han llegado ni al final del verano? 

Unos dichos son más acertados que otros pero, en moda, ese de ” lo barato sale caro” se cumple a menudo. Aunque lo peor es cuando algo caro te sale malo también (que aunque con menor frecuencia, también se da el caso, seamos francos). Pero es que en algunos establecimientos basta con echar un vistazo rápido a las prendas para ver que criará pelotillas según llegue a tu armario.

En definitiva, esperemos que las próximas colas multitudinarias de madrileños y turistas en la maravillosa Gran Vía, sean para ver uno de sus fantásticos musicales o participar de algún otro espectáculo de la vida cultural de la capital, vistiendo ropa elegante, casual, alternativa o del estilo propio de cada uno, pero confortables para nuestro cuerpo y confeccionadas bajo unas condiciones laborales dignas.

¿Qué opináis? ¿Está reñido el estilo con la ausencia de calidad? ¿Somos conscientes de que este consumo insostenible está vulnerando los derechos de los trabajadores en países del tercer mundo? ¿Hasta dónde este problema es ajeno al primer mundo? ¿y hasta dónde es ajeno para cada uno de nosotros como personas y consumidores?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s