Copos de nieve caen sobre mi infancia

estrella

Los copos de nieve son especiales; cuando empiezan a caer, lo hacen lentamente como si el mundo se parase, como si quisieran que te fijases en cada uno de ellos a sabiendas de que te pueden ofrecer una forma diferente; que no hay dos iguales. Si además, lo haces con la mirada de un niño, te darías cuenta de que es una sensación muy especial e intuitiva.

Cuando seguimos avanzando en nuestra vida, nos vamos encontrando con diferentes personas, que son como los copos de nieve: diferentes, y que nos provocan sensaciones intuitivas.  Algunas nos dan energía y, otras, claramente, nos la absorben. Son las mal llamadas personas tóxicas que, cual copos de nieve, van cayendo sobre ti.

Tipos de personalidades tóxicas:

Los copos más pesados son los que continuamente hablan de ellos mismos, de sus triunfos, y solo quieren estar contigo para contarte los buenos que son y lo bien que lo hacen todo.

A veces, al caer, los copos se ensucian rápidamente de barro perdiendo su virginidad. Esos son los que se están quejando constantemente de todo. Para ellos es imposible hacer nada; todo es una dificultad.

Otros caen con tanta fuerza que te dejan paralizado. En un momento, lo inundan todo. Irrumpen en tu vida con fuerza cuando hace años que no sabes nada de ellos. Te cuentan su vida y vuelven a desparecer, importándoles poco los destrozos que han dejado atrás.  Y claro, sin  ningún interés sobre lo que tú puedas contarles.

En algunas ocasiones, la nevada no cesa; es lenta pero constante. Estas son las típicas personas que siempre te cuentan el mismo problema. Siempre con ese tono negativo y pesimista que torna la nevada fría y desagradable.

Sin contar los que hacen tanto ruido al caer, que nunca te escuchan porque solo están preocupados en cómo será su caída. ¡Vamos! que solo piensan en ellos mismos.

Si un día sales a disfrutar de la nieve con esa mirada limpia de tu infancia y, de repente, te ves rodeada de personas que te ponen triste, te cansas o no sabes por qué no te dejan disfrutar del  momento… Sigue tu instinto y ¡huye lo más rápido y lejos que puedas!

Y, si no puedes huir, aquí van unos pequeños consejos:

  • No tengas miedo a la soledad. Es mejor tener momentos solo para ti, disfrutando de lo que te gusta, que estar rodeado de estas personillas.
  • Ponte límites a ti mismo. ¿Hasta dónde estás dispuesto a aguantar? Comunícales lo que no te gusta y cómo te afecta.
  • Rodéate de personas optimistas, felices, y que te aporten emociones positivas. Y sobre todo, que te permitan o ayuden a disfrutar, crecer como persona, aprender y desarrollarte.

¡Solo así podremos disfrutar de la nieve…..como cuando éramos niños!

Y hablando de infancia y, como de momento no nieva, os dejamos como siempre un bonito cuento para la reflexión 😉

ayuda

 

Huellas Doradas (Cuento de Jorge Bucay)

Martín había vivido gran parte de su vida con intensidad y gozo, su intuición lo había guiado cuando su inteligencia fallaba en mostrarle el mejor camino.  Casi todo el tiempo se había sentido en paz y feliz.  Y, sin embargo, cada fin de año ensombrecía su ánimo aquella sensación de haber dedicado demasiadas horas al día a sí mismo. (…) No obstante, Martín hacía todo lo posible por no dañar a los demás, especialmente a aquellos que estaban más cerca, a quienes ubicaba en el mundo de sus  afectos. (…)

Veía a la gente hablando sobre las fiestas, a sus amigos y familia consultándose dónde las pasarían, a quién invitarían, con quién tendría deseos de encontrarse.  Y, por alguna razón, él no se sentía incluido, no se juzgaba merecedor, no era como ellos.  Todos parecían tan preocupados por los demás…

Tenía que tomarse un tiempo para reflexionar sobre su presente y sobre su futuro.  Martín puso unas pocas cosas en su mochila y partió en dirección al monte. (…)

– Por una moneda te alquilo el catalejo.

Era la voz de un viejo que apareció desde la nada con un pequeño telescopio plegable entre sus manos y que ahora se lo ofrecía con una mano, mientras con la otra, tendida hacia arriba, reclamaba su moneda.

Martín encontró en su bolsillo la moneda buscada y se la alcanzó al viejo, que desplegó el catalejo y se lo dio.  Después de mirar durante un rato consiguió ubicar su barrio, la plaza y hasta la escuela frente a ella.

Algo le llamó la atención. Un punto dorado brillaba intensamente en el patio del antiguo edificio.  Martín separó sus ojos de la lente, parpadeó varias veces y volvió a mirar.  El punto dorado seguía allí.

– ¡Qué raro! – exclamó Martín sin darse cuenta de que hablaba en voz alta.

– ¿Qué es lo raro? – preguntó el viejo.

– El punto brillante – contestó -.  Ahí, en el patio de la escuela.  Es demasiado temprano para armar el árbol de Navidad.

Martín tendió el telescopio al viejo para que viera lo que él veía.

– Son huellas – dijo el anciano

– ¿Qué huellas? – preguntó Martín.

– Tuyas – dijo el anciano -.  ¿Te acuerdas de aquel día…? Debías de tener siete años.  Tu amigo de la infancia, Antonio, lloraba desconsolado en el patio de la escuela.  Su madre le había dado unas monedas para comprar un lápiz para el primer día de clase. ¿Recuerdas? Él había perdido el dinero y lloraba a mares.

Martín buscó infructuosamente en su memoria.  El viejo, después de una pausa, siguió:

– ¿Te acuerdas de lo que hiciste? Tú tenías un lápiz nuevo que ibas a estrenar aquel día.  Pero te acercaste al portón de entrada y, cerrando la puerta sobre el trozo de madera, cortaste el lápiz en dos partes iguales.  Luego le sacaste punta a la mitad cortada y le diste el medio lápiz nuevo a Antonio.

– No me acordaba – dijo Martín-.  Pero eso, ¿qué tiene que ver con el punto brillante.

– Antonio nunca olvidó aquel gesto, y ese recuerdo se volvió importante en su vida.

– ¿Y?

– Hay acciones en la vida de uno que dejan huellas en la vida de otros – explicó el viejo – Las acciones que contribuyen a la felicidad de los demás quedan marcadas como huellas doradas.

Martín volvió a mirar por el telescopio y vio otro punto brillante en la acera, a la salida del colegio.

– Ése fue el día que saliste a defender a Pancho, ¿te acuerdas? Volviste a casa con un ojo morado y un bolsillo del guardapolvo arrancado -.

– Ese que está ahí, en el centro – siguió el viejo – es el trabajo que le conseguiste a don Pedro cuando lo despidieron de la fábrica… Y el otro, el de la derecha, es la huella de aquella vez que reuniste el dinero que hacía falta para la operación del hijo de Ramírez. Las huellas que salen a la izquierda son de cuando interrumpiste tu viaje porque la madre de tu amigo Juan había muerto y querías estar con él.

Martín apartó la vista del telescopio y, sin necesidad de él, empezó a ver como aparecían miles de puntos dorados desparramados por toda la ciudad. Al terminar de ocultarse el sol, el pueblo parecía iluminado por huellas doradas, que parecían muchas más porque las lágrimas que caían de sus ojos multiplicaban hasta el infinito las luces del pueblo.

Martín dio las gracias al viejo y volvió al pueblo.  Había muchos amigos a quienes quería volver a ver.  Sobre todo, a aquellos que habían dejado huella en su vida.

Jorge Bucay

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s