Rompe con tus creencias limitantes

tela de araña

Hoy empezamos nuestro artículo al revés de lo que viene siendo habitual, pues el siguiente cuento Sufi nos enlaza con el tema que vamos a abordar:

Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche. Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez, tampoco querían perder el camello. 

 Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea.  Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar. 

A la mañana siguiente, desataron a los camellos y los prepararon para continuar el viaje. Había un camello, sin embargo, que no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de él, pero el animal no quería moverse.  

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.

Quizás esperabas como siempre un post contándote historias y luego un cuento para invitar a la reflexión final, es lo que hacemos siempre. Pero a veces no está mal cambiar el orden de las acciones diarias. ¿Por qué no probar el lanzarnos hacia cosas que nunca hemos hecho? Quizás porque en algún momento de nuestra vida alguien nos dijo que no podíamos hacerlo.

Aquí tienes una forma sencilla de explicarte qué es una creencia limitante; aquello que alguien en un momento dado te dijo que no podías hacer, o que eras de una manera determinada. Tú así lo creíste y desde entonces no has intentado probar si eras capaz de actuar de otra forma, la creencia te lo impide.

Estas afirmaciones son generalmente inconscientes, se repiten una y otra vez y luego tu cerebro las repite sin cesar convirtiéndolas en una realidad. También pueden ser conscientes y esas son más peligrosas. Casi siempre proceden de otras personas, y aquí tenemos mucho que agradecer a nuestros padres abuelos, pareja… pero debes pensar que lo que ellos te dicen, muchas veces desde el cariño, es solo su forma de verte. No quiere decir que seas así o que no puedas cambiar.

Lo que te proponemos en esta ocasión es un ejercicio emocional sencillo, pero eficaz, que te ayudará a reconocer y a poder romper tus creencias limitantes. Una vez más, te recomendamos que lo hagas con total sinceridad, observando en tu interior.

Empezaremos por las creencias de capacidad, es decir, la capacidad que tienes para poder hacer cosas. A nivel personal, una creencia limitante puede ser: soy torpe, soy tonto, soy inútil… ¿Cómo afecta esto a tu vida social?, ¿te pones nervioso al hablar con persona desconocidas porque crees que no estarás a la altura?

Tal vez en tu vida profesional piensas que nunca serás capaz de desarrollar alguna faceta laboral, ya que no estás lo suficientemente capacitado. Como ves, un solo pensamiento sobre ti, puede ser algo que frena varios aspectos de tu vida (¡ojo con decirle a un niño repetidas veces que parece tonto, se lo acabará creyendo!)

Otra de las creencias más comunes tiene que ver con la probabilidad. Puede que en tu foro interno pienses  que es probable que te salga todo mal, que no tengas dinero, que te deje tu pareja… todas ellas te impiden que disfrutes de tu vida social tranquilamente.

En el ámbito profesional, podemos obsesionarnos con la idea de que nos van a echar, o de que no nos van a ascender. Otra vez una creencia limitante está paralizando nuestra motivación y nuestra capacidad real para llevar a cabo infinidad de cosas.

Es importante educar en el presente y no proyectar en el futuro las innumerables probabilidades que hay. La vida no es un juego de azar. Tenemos que ser precavidos con frases tipo: es probable que te caigas, o que te lastimes, etc.

Para terminar este ejercicio hablaremos de la creencia que tiene que ver con ganarse o merecerse lo que nos sucede. ¿En tu pensamiento están presentes frases como: no me merezco ser feliz,  no tengo derecho a soñar…? ¿Qué pasa con tu vida si piensas esto? Esta idea puede llevarte incluso a la errónea idea de que no te mereces que nadie te quiera, convirtiéndose de un gran obstáculo para abrirte a los demás.

En lo profesional puede que no creas que tienes derecho a unas condiciones laborales mejores, ya que no he has preparado lo suficiente o siempre habrá alguien mas cualificado que tú, por lo que te conformarás.

¿Has encontrado creencias de este tipo en ti? Si eres consciente de que existen y de que están limitando tu felicidad, has de tomar el rumbo. Recuerda que nosotras tenemos una brújula muy especial, que te ayudará a desprenderte de ellas. Piensa que si compartes tus creencias limitantes con nosotras, puedes ayudar a otra persona a identificarlas y suprimirlas, así que ¿cuáles son tus creencias limitantes?

¡Puedes ser feliz! ya sabes que tú decides tu camino 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s